Pasando de todo (O cómo conseguir que no te afecte lo que dicen los demás)

¿Brazos sí o brazos no? Imposible imaginar lo que mil mensajes contradictorios dificultarían la toma de decisiones durante la maternidad...
¿Brazos sí o brazos no? Imposible imaginar lo que mil mensajes contradictorios dificultarían la toma de decisiones durante la maternidad...

A ver, ¿quién iba a decirte a ti que uno de los mayores retos de ser mamá (sobre todo primeriza) iba a ser tener que lidiar con los consejos bienintencionados de todos los que te rodean?

Dime si te suena alguna frase de éstas:

  1. ¿Otra vez la tienes al pecho? ¿Pero a qué hora le tocaba a la niña la toma? 
  2. ¿Todavía se despierta de noche? Claro, es que durmiendo con vosotros...
  3. Mejor es que destetes a la mayor, que ya tiene tres añitos, porque sino la pequeña no tendrá leche suficiente (pediatra dixit).
  4. ¡Uy, para la contractura ni se te ocurra tomarte un Ibuprofeno si estás dando el pecho!
  5. ¿No le irás a dormir en brazos, no? ¡Que luego se acostumbran!  (este comentario en concreto es un clásico -no hay quien se libre de él).
  6. Con una mastitis no puedes dar el pecho: tu pequeño no se está alimentando de forma correcta debido a la obstrucción (otro pediatra dixit).
  7. ¿Y este niño es bueno?

La entrada de hoy te va a enseñar a no escuchar a nadie. Bueno... a nadie, nadie... ¡tampoco! Lo primero que hay que diferenciar es el grupo de personas a las que sí has de escuchar. Y son:

  • A tu pediatra cuando se trate de temas relacionados con la medicina y la salud de tu bebé. Mejor no le preguntes acerca de la lactancia, el colecho, ni demasiado sobre alimentación complementaria. 
  • A tu asesora de lactancia, si la duda es acerca de la lactancia materna. Además de habernos formado, seguimos actualizando nuestros conocimientos periódicamente.
  • A tu mejor amiga y confidente, si se trata de algún problema personal. Pero mejor no le preguntes si cree que debes poner al bebé en la cuna o en tu cama, porque no siempre recibirás la respuesta más útil o comprensiva.
  • A otras mamás (del grupo de lactancia, del de postparto, etc.) para todo lo demás. Ellas resolverán muchas dudas, grandes y pequeñas, y te evitarán viajes innecesarios al pediatra. Son el mejor apoyo y tu Wikipedia de crianza.

Pero volviendo al tema que nos ocupa ¿qué hacer una vez el comentario/opinión/consejo lanzado al aire? ¿Cómo escapar a esos milisegundos de incomodidad? ¿Cómo llenar ese silencio estupefacto que se estira en el tiempo y parece no tener fin? Puedes hacer varias cosas, es evidente, pero si lo que queremos es conservar la cordura y el buen humor (piensa que esta fase de tu vida puede durar meses, o incluso años), aquí van mis recomendaciones:

  1. Sonríe. No pasa nada porque alguien te esté diciendo una barbaridad. Tú y yo también las decimos, día sí y día también (bueno, quizá tú no... ¡pero yo seguro!). Intentemos recordar que todos somos personas, fallamos constantemente y nuestras imperfecciones son parte de nuestro encanto como especie. (Este punto probablemente sea el más difícil de llevar a la práctica cuando estás en pleno baile hormonal, pero poco a poco y perseverando te convertirás en la reina de la aceptación incondicional).
  2. Si plantaron la semilla de la duda en tu linda cabecita, consulta a alguien o en alguna web de confianza acerca del tema en cuestión. Asegúrate de que la información recibida es realmente obsoleta o puramente esotérica.
  3. Si tienes claro inmediatamente que el comentario es una solemne tontería, imagina que no lo has oído. Sigue a lo tuyo. A menos que quieras mucho a la persona que lo dijo; en ese caso, explícale con amor por qué se equivoca. Cítale los libros que has leído, lo que te han dicho en el grupo de madres, lo que has leído en la prensa. A veces tendemos a pensar que los consejos molestos son dados de mala fe, cuando lo más habitual es que surjan sencillamente de la ignorancia.
¿La regla básica de supervivencia? ¡No perdamos la sonrisa!
¿La regla básica de supervivencia? ¡No perdamos la sonrisa!

En definitiva (supongo que a estas alturas ya habrás comprendido a dónde quiero llegar) de lo que se trata es de no perder la alegría y el buen humor. De no dejarse apabullar por mil comentarios contradictorios, de no permitir que una persona (o cien diarias, da igual) te amarguen el día y te pongan de los nervios.

 

Nadie dijo nunca que tuviéramos que estar todos siempre de acuerdo y pensar las mismas cosas. Ni respecto a la lactancia materna ni respecto a ningún otro tema. Tampoco está escrito en ningún sitio que todos tengan que tener en consideración nuestros sentimientos y no hacer comentarios que puedan lastimarnos. Nos corresponde a nosotras, como adultas, el comprender profundamente que ningún comentario vale la ofensa. Que nuestra felicidad no depende de las opiniones de los demás. Que nunca, hagamos lo que hagamos, tendremos a todo el mundo contento.

 

Así que, ya puestos, decidámonos por aquello que nos va mejor a nosotras y a nuestras familias. Es decir, hagamos lo que nos dé la gana. Con nuestras vidas. Y sin molestar a nadie. Ahí radica, ladies and gentlemen (redoble de tambores), uno de los fundamentales secretos de la felicidad.


Nota:


Por si te quedaron dudas, aquí tienes las respuestas a las primeras preguntas...

  1. La lactancia ha de ser "a demanda". Como su nombre indica, no tiene horario ni fecha en el calendario. Se da el pecho cuando el bebé lo pide. 
  2. El colecho es una práctica ampliamente extendida en nuestro planeta. No es mejor ni peor que dejar dormir al bebé en una habitación separada (aunque por lo visto hay estudios que confirman que puede ser más beneficioso para el niño o la niña dormir con sus padres). Se trata de una elección puramente práctica: deberemos adoptar la fórmula que nos funcione mejor como familia en cada momento.
  3. La lactancia en tándem es una opción perfecta en algunas ocasiones. Y, desde luego y como ya clama el sentido común, dar de mamar al mayor al mismo tiempo que al recién nacido no le priva a este último de alimentarse correctamente. 
  4. El riesgo es prácticamente nulo para el bebé de la mamá que esté tomando Ibuprofeno. Ideal para este tipo de consultas es la web e-lactancia.org .
  5. Tendríamos aquí que recomendar la lectura del libro "Bésame mucho", de Carlos González, a la persona que nos haya hecho el comentario. O si podemos, le mostramos este vídeo.
  6. Con una mastitis hay dar el pecho. Sobre todo el pecho que duele, para que no se forme un abceso.
  7. Todos los niños son buenos. Algunos duermen mucho, apenas lloran y comen bien. Otros duermen menos, lloran más y comen lo justo. Eso no es ser bueno ni malo. Eso es tener necesidades diferentes.

Estas opiniones son una mezcla de las ideas del pediatra Carlos González y el psicólogo Rafael Santandreu, aderezadas con mi experiencia personal, más las de otras mamis del grupo (¡gracias por vuestras contribuciones!). Recordad que en el apartado Lecturas que ayudan tenéis algunos de los libros de estos dos autores y una breve explicación de por qué puede ser interesante leerlos. Ya sabes eso que dicen: "No dejes para mañana lo que puedas leer hoy"...   :-)

Escribir comentario

Comentarios: 10
  • #1

    Silvia (lunes, 07 diciembre 2015 08:59)

    Muchisimas gracias Anna, muy interesante

  • #2

    Monica (lunes, 07 diciembre 2015 09:27)

    Como siempre genial Ana!!!! Gracias por tu tiempo y dedicación a las mamis, el grupo es un gran apoyo para nosotras

  • #3

    Sonia (lunes, 07 diciembre 2015 09:54)

    Siii!!! Que bueno compartir experiencias, te das cuenta de que no eres tu contra el mundo y que otras mamis sufren estos comentarios y sugerencias alegres y desconcertantes...Hay que tomarselo con humor y seleccionar aquella informacion que nos interese...Gracias por el blog y el apoyo en el grupo Ana!!!

  • #4

    Cristina (lunes, 07 diciembre 2015 13:45)

    Gracias Ana. Me siento reflejada en cada una de tus palabras. A veces no puedo mantener la calma ante estos comentarios, a partir de ahora, respiraré y me acordaré de cada palabra de esta entrada del blog. Y así mi bebé y yo estaremos más tranquilos.

  • #5

    Anita (lunes, 07 diciembre 2015 15:45)

    Silvia, Sonia, Mónica, Cristina!
    Muchísimas gracias por vuestros comentarios! :-))) Me encanta que os sirvan y os entretengan las entradas. La verdad es que es un placer hacer cosas cuando el público es tan entusiasta y generoso! :-D <3
    Beso!

  • #6

    Sara Garcia (lunes, 07 diciembre 2015 18:00)

    Genial Anita

  • #7

    Nuria (lunes, 07 diciembre 2015 21:41)

    Bons consells sobre els tipics comentaris q et fan....totalment dacord...mai perdre el sentit del humor....felicitats Ana!!!

  • #8

    Anita (martes, 08 diciembre 2015 09:27)

    Sarita y Nuria, moltes gràcies pels vostres comentaris! <3 :-)))

  • #9

    Anita (martes, 08 diciembre 2015 16:51)

    Ui, volia dir Sarita i Nuria! Se m'ha escapat la Y grega! :-D

  • #10

    Javi (martes, 08 diciembre 2015 21:39)

    Buenísimos tus consejos miamor, aunque yo no dé el pecho!! XD