Mens sana etc., etc. (O 5 pautas clave para comer y vivir mejor)

"¿Puedo dar el pecho haciendo una dieta estricta?"

Fue la pregunta que formuló una mami el viernes pasado en el grupo de lactancia. Se oyeron simultáneamente dos respuestas:

- ¡Sí!

- ¡No!

La primera era la mía. Sí, efectivamente, se puede hacer porque existen estudios que confirman que solo en casos de desnutrición grave se ve afectada la lactancia materna. 

La segunda era de otra mami, nutricionista, instándole a no seguir una dieta de las llamadas "estrictas". "Hay que comer de todo", le aconsejaba. 

A partir de ahí surgió una interesante conversación acerca de lo que se debía y no se debía comer cuando se da el pecho, y de cómo %$"€#!!! recuperar el peso anterior al embarazo. Yo resumiría las respuestas en 5 puntos clave (me gusta mucho esto de resumir en puntos... supongo que a estas alturas ya lo habréis notado):

1) Una dieta equilibrada incluye comer de todo. Y aunque es una expresión que con frecuencia confunde más que ayuda, la recomendación de los dietistas-nutricionistas es bastante clara al respecto: cereales (a poder ser integrales), las frecuentemente olvidadas legumbres, verduras, proteínas vegetales y/o animales, frutos secos y fruta. No confundir "de todo" con "de todo, incluídos los alimentos superfluos". Todos sabemos que las patatas fritas, la regaliz roja o el colacao no son alimentos que se incluyan entre los "básicos" para nuestra supervivencia.

O dicho de otro modo, y según he encontrado en la web de Alba Lactancia Materna, intenta sencillamente cumplir estos puntos:

  • En cada comida principal: frutas, hortalizas y cereales integrales
  • A diario: aceite de oliva y no más de 4 raciones de lácteos (preferiblemente desnatados)
  • De 3 a 5 veces por semana: legumbres y frutos secos
  • 2-3 veces por semana: pescado, huevos, cárnicos (preferiblemente carnes blancas: conejo, pollo, etc.)
  • Máximo 3 veces por semana: carnes rojas (ternera, cordero, cerdo y embutidos en general)
  • Esporádicamente: dulces, refrescos, pasteles...

2) Como mamá que da el pecho, recuerda que el Ministerio de Sanidad recomienda tomar cada día un suplemento de 200 microgramos (mcg) de yodo, además de la sal yodada.

3) Además de comer bien (alimentos de calidad y variados), deberíamos comer un poco menos, aunque sin saltarnos comidas. Las raciones que nos servimos son demasiado a menudo superiores a las que nuestro cuerpo necesita, y lo que sobra, ya se sabe... ¡se acumula!

4) Después del parto y antes de desesperarte, recuerda que tardaste 9 meses en engordar esos maravillosos kilos. Necesitarás, mínimo, el mismo lapso de tiempo para volver al punto de partida.

 5) Siempre que puedas y en cuanto tu ginecólogo te lo permita, comienza a hacer ejercicio suave. Camina por las mañanas a paso ligero, apúntate a yoga con bebés o ve a la piscina en cuanto tu marido llegue de trabajar. Cualquier opción es buena cuando de volver a ponerse en marcha se trata. Más adelante puedes probar ejercicios más intensos, como los que proponen los polideportivos municipales. Aquí, en Sant Joan Despí, por unas cuotas muy razonables tienes derecho a clases dirigidas que se imparten a lo largo de todo el día... ¡y yo solo os digo que hacer zumba es adictivo! Si puedes quedar con alguna amiga para ir en bici, caminar o nadar, todavía te costará menos incorporar la nueva rutina a tu día a día.

Dar el pecho da sed... y da hambre también. Ahí tienes otra razón para decantarte por la opción (que puede ser temporal, hasta que tu bebé ya no mame) de "quemar más" en lugar de "ingerir menos".

Si a pesar de todo la pereza te gana, recuerda que el deporte no solo te beneficia a nivel físico, sino también a nivel mental: "La actividad física regular reduce el riesgo de padecer depresión. "Igual que el ejercicio físico ayuda a segregar endorfinas (hormona de la felicidad) e influye de forma positiva en el estado de ánimo, se puede pensar que la falta de actividad física genera el efecto contrario". Aunque, matiza el experto durante la charla, también dependerá de la predisposición de la persona. En este enlace encontrarás un interesante resumen de los beneficios de mantenerse activo y la entrevista completa.

Añado un inciso. A raíz de esta entrada, Esther (¡gracias!), nuestra mami nutricionista, nos ha hablado de la nueva pirámide de la alimentación: es el plato de la alimentación saludable. Se trata de una guía creada por expertos de la Universidad de Harvard para proponer una nueva forma de equilibrio nutricional, más acorde con lo que ahora sabemos acerca de los alimentos y de cómo influyen en nuestra salud. Desde la web, recomiendan tener siempre una copia de este esquema pegado en la puerta de la nevera para recordar en todo momento cómo "componer" una dieta equilibrada... ¡me pareció una buena idea! (y además está traducido al español latino; ¡me encanta!).

Por último, una recomendación bibliográfica que te aclarará todo lo que necesitas sobre las dietas que puedes o no debes seguir: "No más dieta", de Julio Basulto. En él se explica claramente y con un estilo muy ameno por qué las llamadas "dietas milagro" (la de la alcachofa, la de la piña, la proteica, etc.) no funcionan, y todas las razones para pasarse a la no-dieta o a comer saludablemente. He visto, al buscar enlaces para la entrada de hoy, que este autor acaba de publicar otro libro, "Mamá come sano". No lo he leído, pero conociéndole, lo recomiendo con los ojos cerrados.

Cambiando de tema y para despedirme ya, aprovecho para agradecer de nuevo a María el relevo que el viernes pasado me hizo durante la reunión del grupo. Se enteró a través de las redes sociales que no podía quedarme de 10 a 12 y para mi sorpresa y alegría se plantó allí diligentemente para que todas las mamis pudieran estar un buen rato más en el Centro Cívico. ¡Muchas gracias (insertar emoticono de corazón aquí, como diría mi querida Jackie)!

Espero veros a todas el viernes que viene, y si alguien no puede acudir, ya sabéis que aquí tendréis un resumen de la jugada (¡a ver si no me dejo la cámara otra vez en el suelo del recibidor!).

No olvidéis que nuestros teléfonos están disponibles también, si surge alguna urgencia.

¡Un beso!

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Silvia (lunes, 25 enero 2016 12:22)

    Gracias ana, muy bueno el blog.

  • #2

    Anita (lunes, 25 enero 2016 22:45)

    Muchas gracias, Silvia!!! :-)))