Los primeros alimentos del bebé (O qué es el baby led weaning y por qué mola)

Para los no iniciados es evidente que esto del baby led weaning, además de una expresión impronunciable, es otra extravagancia más que han traído consigo los nuevos tiempos. En realidad, no es más que una forma moderna de llamar lo que se ha hecho toda la vida. Toda la vida hasta que llegaron las papillas, se entiende. Consiste, básicamente, en alimentar a tu bebé como te alimentas tú, haciendo los ajustes necesarios en función de las recomendaciones de tu pediatra según su edad. La traducción sería algo así como "alimentación guiada por el bebé" o "autorregulada", puesto que es el pequeño o la pequeña quien come las cantidades que desea, por sí mismo, en cada momento.

Para que no queden dudas, vamos a poner un ejemplo sencillo: si te dice tu pediatra que puedes comenzar introduciendo alguna fruta que no sea roja, si optas por el llamado BLW le podrás ofrecer, por ejemplo, medio plátano o un gajo grande de naranja, para que vaya chupando, tocando y jugando con las texturas y los sabores. Lo que antiguamente venía a ser "guarrear con la comida". A diferencia de preparar un puré o un batido (¡prepárate para otra lista de las mías!):

 

1) Los sabores los encontrará puros, sin mezclar, y también las texturas originales de cada alimento.

2) Además, le estamos acostumbrando de forma natural a la manera habitual de comer de los adultos: en trozos y no en triturados. Respecto al miedo de que se atraganten, sabed que ellos mismos desharán la comida hasta adaptarla al tamaño ideal. En caso de problema, también están diseñados para expulsar el trozo que se coló rápidamente, a base de tos o con arcadas.

3) Otra ventaja es que es él o ella el o la que come en función de su apetito o apetencia. No has de jugar al despiste con la cucharita, ni hacer el avión, ni nada. Tu pequeño/a se sirve de forma autónoma la cantidad que necesita o le apetece en cada comida (toma nota, porque esa es una práctica -la de dar a de comer a demanda; ocuparse de la calidad de los alimentos para que tu hijo o hija se ocupe de la cantidad- muy recomendable durante toda la infancia, y que te dará muchas satisfacciones... si logras sobrevivir a las quejas de las abuelas acerca de lo poquísssimo que come tu peque).

4) Y bueno, si nos centramos en el ejemplo de las frutas, comparando el baby led weaning con ofrecer el zumo, ¡las ventajas se multiplican! Pensad que los zumos se llevan todo el azúcar de la fruta, pero una parte pequeña de sus vitaminas y la fibra, que se concentra sobre todo en la pulpa y la piel.

5) ¿Te he dicho ya que te ahorrarás dinero? Pues también. Porque los potitos son caros. Y, encima, estás controlando en cada momento con qué alimentas a toda tu familia.

6) Por último, sé de más de un caso de bebés alimentados a base de papillas y purés que luego demuestran asco hacia los trozos de alimentos sólidos.

 

No olvides que los alimentos sólidos deben ser complementarios a la leche materna. Es decir, primero damos el pecho y después ofrecemos el alimento. Hasta los seis meses la leche materna ha de ser el alimento único y principal de tu bebé, pero a partir de ese momento, las recomendaciones de tu pediatra solo complementarán tu leche. Muchos son los bebés que siguen hasta el año, e incluso más, alimentándose básicamente de leche, probando un poco de aquí y otro poco de allá. Es normal y no hay que desesperarse ni asustarse por ello. Hay niños a los que les falta tiempo para hincarle el diente a un filete mientras que otros se tomarán su tiempo antes de poder acabarse una ración de macarrones. Y ambos casos entran en la normalidad.

 

Si necesitáis recetas ingeniosas, en esta web encontraréis muchas y apetitosas. Y pinchando aquí un vídeo de Carlos González explicando lo que es el baby led weaning y cómo hacerlo. Y también he dado con un blog que enumera unos cuantos puntos interesantes, por prácticos, acerca de esta forma de alimentación autorregulada -como puede ser el mentalizarse que la trona va a quedar hecha un asco, o que el niño va a acabar con más mango en el pelo que en el estómago. Son efectos colaterales bien conocidos pero te advierto que, si tienes un poco de interés en la fotografía, te pueden dar imágenes que te arrancarán una sonrisa dentro de unos pocos años...

Y bueno, pasando a otra cosa, deciros que el viernes pasado aprovechamos que María estuvo con nosotras esa mañana de forma excepcional para hacer unas cuantas fotos de grupo. Mi idea era, al mostraros a las mamis que suelen acudir los viernes, ayudar a decidirse a todas aquellas otras mamis con dudas, para que vengáis a vernos. Porque ¡mirad qué cool que somos! ¡y qué majas! Que no os dé apuro acercaros una mañana, porque estamos ahí para ayudarnos entre todas y aprender cada día. Así que si nos necesitas o tienes ganas de pasar un rato y desahogarte, ven el viernes que viene, que allí estaremos esperándote.

 Ah, ¡y fijaos que también nos encanta que vengan mamis embarazadas! Venir al grupo es perfecto para ir practicando y ver en vivo y en directo cómo es el agarre correcto, entre otras cosas. Yo creo que se aprende más de ver interactuar en directo a otras mamás con sus bebés y escuchando sus vivencias, dudas y preocupaciones de primera mano que en cualquier curso de postparto. Pero eso es una opinión personal, ¿eh?

Aquí a la derecha una imagen (momento nostalgia) de los inicios del grupo, hace cinco años ya, que arrancó María con esa convicción y energía que la caracterizan. Como dicen en los telediarios, con ella os dejamos... hasta la próxima entrada. Y las que podáis, ¡nos vemos el viernes! 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Mónica (lunes, 01 febrero 2016 00:32)

    Ana, genial como siempre. Gracias por dedicarnos ese tiempo tuyo tan valioso para ayudarnos con los diferentes temas que van surgiendo en nuestros encuentros. Y las fotos son fantásticas, me encantan!!!