Esas mamis loquitas (III): Luchando por la lactancia materna

Demasiado a menudo las mamis llegan al grupo desalentadas y frustradas. Solemos tener en mente una imagen (a menudo idealizada, claro) acerca de lo que es o lo que van a ser la maternidad y la lactancia materna en general y nuestra maternidad y lactancia materna en particular. Así que cuando las cosas se tuercen (como a veces pasa en la vida), nos pilla el toro con la guardia baja. Total y absolutamente desprevenidas. 

Es entonces cuando comienza LA LUCHA. Nos vemos envueltas en una guerra sin cuartel, donde lo que ansiamos no es conquistar territorios, sino algo mucho más difícil: instaurar la lactancia materna exclusiva.

A mí también me ha pasado. Y creo que el enfoque es erróneo.

Lo que os voy a explicar os va a parecer un matiz. Una sutileza. Pero yo creo que no lo es.

Y es que... no es lo mismo "luchar" por alcanzar un objetivo inamovible al que tenemos que llegar sí o sí... que tener un deseo perfectamente razonable (dar el pecho a nuestro recién nacido) y hacer lo posible por que así sea.

¿Cuál es la diferencia? El desgaste. Ese desgaste emocional y físico que supone enzarzarse en una batalla campal que hay que ganar, caiga quien caiga. 

¿Veis todos esos "tener que" y "hay que"? Pues ahí está la madre del cordero. Esas expresiones y pensamientos absolutistas son los que nos llevan a la tristeza, la frustración y, en ocasiones, la rabia y el desaliento.

O dicho de otro modo, el perpetuar ese alud de exigencias tremendas y "deberías" sin fin que ya invaden nuestro día a día, solo nos provoca más sufrimiento. Si nos decimos cosas del tipo "¡solo si logro dar el pecho seré una buena madre!" o "¡si le doy leche de fórmula (en biberón) seré una madre espantosa y estaré cayendo en el peor de los abismos!" nuestro corazón se encoge, se nos llenan los ojos de lágrimas y nos angustiamos inmediatamente. Las emociones siguen obedientemente allá donde nuestro diálogo interno nos quiera llevar. En este caso, a la tristeza y la preocupación.

Y lo peor es que pensamos que si no razonamos en estos términos ¡nunca lo lograremos! Tenemos que ponernos en plan de guerra, firmes en nuestro propósito.

Vamos a ahondar un poco más en el otro "approche", que dicen los franceses. En esta otra forma de enfocar las dificultades que os comentaba. La que se basa en la fuerza del disfrute. La que nos empuja desde el deseo, y no desde la exigencia. Si decidimos aplicar este tipo de filosofía para nombrar nuestras primeras dificultades con la lactancia materna, nos senti-remos más tranquilas. Y todos sabemos que desde la calma también aparecen más fácilmente soluciones creativas. 

¿Verdad que cuando estamos alterados no pensamos con claridad? Desde esta perspectiva, estamos trabajando para resolver cada bache con tesón pero sin desgaste. Con relativa tranquilidad y alegría. Porque tenemos en cuenta que la meta final, ahí donde nos gustaría llegar (la lactancia materna exclusiva) no es más que eso: un deseo. Si se cumple y la podemos instaurar, genial. Si (por las razones que sea) no podemos solucionar los impedimentos, comenzaremos una lactancia mixta o pasaremos a la leche de fórmula. No será agradable, porque siempre cuesta renunciar a un deseo, ¿sí? Pero el nivel de frustración será menor. Y tampoco sentiremos que hemos perdido la gran batalla de nuestras vidas -porque ni siquiera habíamos planteado la situación en esos términos. Aquí tenéis el enlace a un artículo muy bueno relacionado con el tema que nos ocupa...

Y bueno, ya sabéis que estas ideas no las he inventado yo, y que si queréis leer un poco más acerca de la psicología cognitiva y además pasar un rato divertido, tenéis los libros de Rafael Santandreu a vuestra disposición en la mayoría de bibliotecas-

Justo antes de publicar esta entrada, me he topado con este texto en la bandeja de entrada de mi correo. Y como viene al pelo para lo que quería explicar, aquí os lo copio:

Aceptación positiva vs. aceptación sombría

"Trabajar" es una palabra positiva. "Luchar", negativa. "Trabajar" alude a divertirse, a hacer cosas hermosas. "Luchar" implica obligarse, sufrir, presionarse. Esto último no es lo que queremos, porque luchando lo pasaremos mal

y rendiremos muy poco: nos agotaremos hasta acabar con nuestra salud mental. Trabajando con ilusión la vida seguirá siendo hermosa y los resultados de nuestro esfuerzo, mucho mejores.


Estas semanas que no he publicado entrada en el blog, hemos tenido el placer de volver a recibir a Gemma, de Porteo Natural, en nuestro grupo. Esta chica tiene un carisma que no se lo acaba. Vino a hablarnos sobre la crianza respetuosa, en concreto hizo hincapié en la adaptación de los espacios a las necesidades de los más pequeños. Súper interesante, como siempre. Para julio hemos quedado ya en que vendrá una tarde a hablarnos sobre educación no sexista. ¡Casi nada! Hemos decidido que, para animar a venir a los papis (como la charla será por la tarde y muchos podrán asistir), en lugar de tres euros, los acompañantes/maridos solo pagarán 1 euro.


Y como las mamis están on fire y siempre quieren más, Esther organizó también la visita y charla de Patricia, osteópata y fisioterapeuta en Zenfit, para hablarnos sobre la psicomotricidad en el bebé de 0 a 3 años. Otra vez, una persona de excepción explicándonos cosas útiles... bien explicadas.

Desde aquí, nuestro agradecimiento tanto a ella como a Gemma por estas enriquecedoras visitas. 

Si conocéis a profesionales o personas apasionadas y entendidas en algún tema que intuyáis puede interesar al resto de mamis, no dudéis en proponer traerlas. ¡Haremos lo posible para que compartan ese ratito de los miércoles con nosotras!

 

Por último, una pequeña información práctica: los miércoles 22 y 29 de junio: 

1) el grupo se reunirá en algún espacio sombreado del parque Fontsanta (queda definir exactamente el punto). Y a partir de esas fechas ya todos los miércoles de julio y septiembre hasta que comience el nuevo curso. 

2)  yo no estaré en territorio español, con lo que si nos necesitáis, podéis contar con Esther (que será quien vaya al grupo hasta mi regreso) y con María.

¡Nos vemos el miércoles que viene (último miércoles en el Centre Cívic, este verano)! 

Escribir comentario

Comentarios: 6
  • #1

    CRISTINA (lunes, 13 junio 2016 01:13)

    Hola! Hay que se mamá de un bebé lactante para asistir al grupo? Quiero decir: soy mamá de una nena de tres años, pero me interesaría mucho asistir a algunas de las actividades quehacéis, como por ejemplo a la charla de Gemma sobre Educación no sexista... :S

  • #2

    Pilarcita (jueves, 16 junio 2016 21:03)

    Tienes mucha razón en este articulo. Lo que me gustaría añadir es que hay veces que tu estas "trabajando" y disfrutando tu lactancia (con tus problemas incluidos), pero tu entorno hace que des el paso a lucha por defender lo que haces y es entonces cuando puede convertirse en una obsesión que "hay que" conseguir si o si. En este caso me refiero a muchos pediatras, que en vez de apoyar la lactancia te dan el biberón porque el niño no ha engordado lo que otros engordan. Yo me alegro que haber luchado, trabajado, obsesionado... porque ahora es el mejor momento del día, y es una suerte que coma tantas veces! :)

  • #3

    Anita (jueves, 16 junio 2016 21:46)

    Hola, Cristina!
    Cualquier persona puede acudir a todos los talleres y charlas, tenga bebés que toman el pecho, o no. Es preferible confirmar por cualquier medio disponible (whatsapp, teléfono, facebook), porque el local es pequeñito y no querríamos que alguien tuviera que marcharse por falta de espacio! :-)
    Te esperamos en la charla de Gemma sobre educación no sexista, entonces! Solo nos falta acabar de confirmar la fecha...
    Saludos!

  • #4

    Anita (jueves, 16 junio 2016 21:48)

    Sí, a veces es cierto que hay que pasar a la acción defensiva... :-) Pero lo que yo propongo es, siempre en términos generales, tomárnoslo más como un reto o una aventura, que como una batalla sin tregua. Es una cuestión de matices que creo puede ayudar a vivir la lactancia de forma más placentera.
    Un beso gordo, Pilar!

  • #5

    Inma (martes, 28 junio 2016 12:19)

    ¿En qué punto del parque os reuniréis finalmente¿ Vivo en Cornellá y no conozco la zona

  • #6

    Anita (martes, 28 junio 2016 21:25)

    hola, inma! no sé si al final lograste dar con el lugar exacto. en todo caso, ponte en contacto con esther (677 44 00 76) y ella te indicará (yo estoy de vacaciones... :-))). un beso y espero conocerte a la vuelta! :-)